Adivina adivinador

“No estudien… ¿para qué estudian? …El que nada sabe, nada  teme”, decía con una amplia sonrisa Carlos M. (el  más  relajado y carismático  de mis compañeros de universidad) mientras irrumpía en el salón de clase  casi burlándose de los que,  desesperados  por aprobar el examen (que empezaría en 10 minutos) revisábamos ansiosos los últimos  ejercicios y problemas tratando de adivinar, al menos, una o dos  de las “fijas”  que vendrían  en el examen. Obviamente, ninguno de nosotros confiaba en lo que ya habíamos aprendido y revisado en los días  previos. Lo que tratábamos de hacer, más bien,  era adelantarnos a  lo que iba  a suceder  ejercitando en los últimos cinco minutos, no nuestra capacidad intelectual  sino nuestros supuestos  dones predictivos cual pitonisas griegas.

Lo mismo pasa a veces en nuestras vidas cuando tratamos de asegurarnos los escenarios más favorables, consultando con algún “experto en el porvenir” esas “fijas” que nos garanticen el “éxito”. Y es que ese bichito de querer saber por anticipado lo que va a suceder, o querer obtener resultados utilizando no necesariamente tus propias capacidades y recursos, hace que de pronto te encuentres mirando cómo se quema un cigarrito o cómo se acomodan las cartitas del Tarot.

Y no hablo de tu posible interés serio en las ciencias esotéricas, que debo confesar me despiertan cierta fascinación ya que son una fuente de información y sabiduría respetable. Lo que creo es que estas formas de predicción no  tienen nada que ver con lo que te/me/nos va a ocurrir en lo se suele llamar “futuro”.

Si hablamos de “futuro”, podríamos decir que esta es solo una construcción mental basada en el conocimiento (sesgado y limitado) y el tiempo que en realidad no existe de modo absoluto (Te sugiero revisar: ¿Tendrás un tiempito?).

tarot 1

Lo que me parece que  alimenta  este bichito futurista  tiene mucho más que ver con un pensamiento recurrente que tiene características inflamatorias, cuando no,  infecto contagiosas,   y que yo llamo  el síndrome  “YSI”.

Y si  no  lo consigo, Y si no me responde, Y si no viene, Y si pierdo plata, Y si me deja… Y si

Este breve e inofensivo Y si, en realidad, esconde el a veces inconfesable: “Tengo miedo que…” que para muchos podría ser algo incómodo de decir,  pero que para efectos de su curación y liberación,  es necesario admitir.

Sentir miedo de que algo no resulte como lo planeamos o esperamos es inherente a nuestra condición humana, al igual que la capacidad de reír, de amar, de crear. Lo importante no es tratar de eliminar este miedo sino de admitirlo y pasar  a través de él. Y la clave de esto es decidir cada día lo que creo  que es mejor para mí sin perjudicar a otros. Cada decisión que tomes estará dibujando/configurando tu esperado “futuro” y  abrirá un abanico de posibilidades que  a su vez serán nuevos campos para decidir de acuerdo a lo que se vaya presentando cada día. Nada está escrito. Todo se está delineando y redefiniendo cada día y a cada  momento y con cada nueva decisión que tomes. Esa es la maravilla de la vida, el precioso regalo del  libre albedrío.

guirnaldas-de-abanicos

Si empiezas a verlo así, entonces tu recorrido será ligero y te acompañará el entusiasmo, la gratitud,  tu capacidad creadora  e ingenio. No tienes que apresurarte a saber “la fija”  del examen o invertir cierto/tanto dinerito en consultas esotéricas, porque si te pones a pensar ¿Quién podría haber predicho cuando tenías  15 años cómo lucirías a los 30? ¿Cómo vestirías, dónde y con quién o quiénes vivirías? ¿Qué te emocionaría?  Y a los 30  ¿podría alguien  decirte cómo sería todo esto a los 50?

¿Puedes acaso predecir  (o alguien ducho en la materia) qué  personas llegarán a tu vida o se marcharán para siempre en los próximos 5 años? ¿Cuántas en los próximos 10 o 15?   O saber,  tal vez, qué o quién te hará vibrar o te decepcionará el próximo año?

Y es que no existe una predicción que garantice el cumplimiento de un anhelo ni profecía que lo condene a morir antes de ver la luz de su realización. Existe el anhelo que se alimenta de tu propia luz interior, que ES y VALE  por el solo hecho de haber nacido de ti, y estará siempre latente, cual semilla preciosa, para manifestarse en los incontables “futuros” que la  inteligencia que está detrás de ti,  decida crear.

Vivimos en todos los “tiempos” y estos se concentran en  cada instante vivido,  la Vida crea y se recrea, y  está ahí, a mitad de camino entre tu ombligo (origen)  y tu garganta (expresión).

chakra-plexo-solar

Así que no te  prepares  para el  examen solo por temor a desaprobar,  confía en todo lo aprendido hasta hoy y en tu irrenunciable capacidad de decidir que hace posible rediseñar tu futuro a cada instante. No trabajes ni ahorres dinero  por temor a no tener una buena vejez,  ten una buena vida ahora sin dejar de decidir a favor de tu bienestar, y no solo tendrás sino que vivirás una buena vejez. Y así, casi como  jugando, llegarás a la certeza de que no  eres víctima indefensa  de las circunstancias y caprichos  de los dioses,  sino el Gran Diseñador y Constructor  de tu destino.

Lo  último que supe de Carlos M. es que se casó con la mujer  de su vida, a quien conoció en la universidad. Tiene una bella familia y un trabajo en el que desarrolla sus habilidades personales y profesionales y que , además,  no le ha hecho perder esa mirada pícara y su particular filosofía. La última frase que dijo al despedirnos, aquella vez que lo encontré en una concurrida avenida limeña luego de 20 años, fue: ” A la gente de la promo le encanta seguir estudiando y yo no sé para qué. Yo mejor, me quedo así “. 

frase futuro

TESTIMONIO NATALY_Mesa de trabajo 1

 

 

 

 

2 comentarios en “Adivina adivinador

    • Vivir en tu Ser dijo:

      Es muy lindo lo que dices querida Milagros,, pero lo más importante e es saber que podemos comunicarnos a la distancia y compartir vivencias y reflexiones. Me siento afortunada de recibir tu comentario, me alienta mucho en este camino a veces incierto de la comunicación virtual. Te abrazo a la distancia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s